Valencia, 19 de noviembre de 2020. La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA-ASAJA) reclama a las administraciones que establezcan una supervisión de carácter técnico y permanente destinada a regular el nivel del agua en el marjal de Almardà –situada en los términos de Sagunt y Almenara– para evitar más casos de inundaciones en unas 2.000 hanegadas de campos de cultivos, industrias, chalets y paraje natural.

La asociación valora de manera positiva que, tras más de 20 años de demandas y manifestaciones convocadas por agricultores, cazadores, empresarios y ecologistas, por fin la Gola de Quartell disponga de una turbina capaz de ofrecer una solución a las continuas inundaciones en la zona. Sin embargo, durante los últimos días, especialmente tras la gota fría que descargó sobre la Comunitat Valenciana, los problemas por exceso de humedad siguen poniendo en peligro la supervivencia de los cultivos y afectando gravemente los intereses de otros colectivos.

Esta situación pone de relieve, a juicio de AVA-ASAJA, la necesidad de que las administraciones, ya sea la conselleria de Agricultura que ha acometido esta infraestructura, ya sean los ayuntamientos implicados, consensúen la designación y la dotación presupuestaria de una figura responsable de su gestión ante la ausencia de un sistema de automatización y de una conexión a la red eléctrica. Asimismo, la organización agraria solicita una limpieza y una retirada de cualquier obstáculo que dificulte el desagüe del marjal.

Las inundaciones vienen provocando importantes daños en agricultura, que se traducen en pérdidas de cosechas, sobrecostes energéticos en desaguar, arranque de árboles y abandono de campos. Otros inconvenientes son la mayor población de mosquitos, problemas en la nidificación de aves y malos olores.

Font: Associació Valenciana de Agricultors http://avaasaja.org

Comenta la noticia

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.