La Diputació de València tiene listo para entregar a Gandia el nuevo bulevar que mejora la seguridad vial y la imagen de la playa de la capital de La Safor. Tras 12 meses de trabajo en el tramo de la CV-605 de aproximadamente dos kilómetros entre las glorietas de las calles Ribera Baixa e Illes Canaries, el área provincial de Carreteras finaliza una obra en la que ha invertido 2.350.000 euros para reconvertir la antigua carretera de un solo carril por sentido en una avenida tipo bulevar con dos carriles por sentido, vía ciclopeatonal y mejoras urbanas y paisajísticas.

El responsable provincial de Carreteras, Rafa García, explica esta actuación, cuyo proyecto fue redactado por el Ayuntamiento de Gandia y ejecutado por la Diputación, que entregará el tramo reconvertido a vía urbana al consistorio que dirige Diana Morant. Explica García que el objetivo fundamental de la intervención era “mejorar la transitabilidad de cualquier medio de transporte e incrementar la seguridad de conductores, viandantes y ciclistas, pero al mismo tiempo se acordó con Gandia aprovechar las obras para integrar lo que era un tramo más de carretera en el entramado urbano del municipio, con la correspondiente integración paisajística”.

La Diputació ha reconvertido un tramo de dos kilómetros de la carretera CV-605 que conecta Cullera y Gandia, entre las glorietas de las calles Ribera Baixa e Illes Canaríes en término municipal de la capital de La Safor, en una vía de carácter urbano más adecuada al ámbito por el que discurre, junto a la playa. La actuación que ahora finaliza ha incluido la ampliación de la calzada de uno a dos carriles por sentido, con un ancho de seis metros en cada uno de ellos y una mediana central de ancho variable medio entre 2 y 2,40 metros según los tramos.

En el punto kilométrico 0+400 se ha introducido una intersección en T con semáforo y en el punto kilométrico 0+760 una nueva glorieta para regular el tráfico, permitiendo los movimientos entre el nuevo bulevar y las calles colindantes y aumentando la fluidez en los accesos a las urbanizaciones tanto de la playa como del marjal. La vía cuenta también con un arcén ciclista de 300 metros en la calzada colindante con la zona no urbanizable y reductores de velocidad mediante pasos peatonales sobreelevados, además de la nueva señalización horizontal y vertical.

Nueva iluminación

La obra ha servido igualmente para renovar la iluminación en la antigua carretera convertida en bulevar, tanto en el primero de los tramos en que se dividieron los trabajos, finalizado en julio desde la calle Ribera Baixa hasta la plaza del Castillo, como en el segundo hasta la calle Illes Canaries que está a punto de finalizar. La nueva instalación de alumbrado urbano ha trasladado los puntos de luz a la mediana central de la avenida, con columnas de un diseño más acorde al entorno.

Dentro de los servicios urbanos se ha sustituido la tubería de la red de abastecimiento de agua potable existente, de fibrocemento, por una de polietileno de alta densidad de 315 milímetros de diámetro, y se ha plantado arbolado de distintas especies acordes a la climatología de la zona, tanto en la mediana central como en las tercianas.

Las obras de mejora urbana e integración paisajística en el nuevo bulevar de Gandia junto a la playa han coincidido con el PAI de equipamientos privados que el consistorio local está ejecutando entre la glorieta con el Camí Assagador de Morant y el límite de la calle Illes Canaries. Por esta razón, la sección de la calzada del lado oeste de la avenida se completará en el curso de las obras del PAI.

Comenta la noticia

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.