Francisco Coloma Colomer

La Fábrica de Harinas.

El negocio principal y sobre el que se basó todo el emporio que creó Ramón Colomer Ferri a partir del año 1910 fue la Fábrica de Harinas de l’Alcúdia de Crespins.
(Según información de Vicente Colomer Sendra, arquitecto y bisnieto de Ramón), parece que fue un proyecto alemán que abarcaba tanto la maquinaria como el edificio, de atractivo diseño.
Con el bagaje contraído gracias a un cuarto de siglo de práctica junto a su tío Jacinto y sus primos, ahora ex socios Ferri Insa, edificó un enorme complejo sobre terrenos adquiridos previamente junto a la estación del ferrocarril de l’Alcúdia.
La elección de estos terrenos fue capital para la expansión de su negocio ya que, de este modo, la mercancía no tenía que ser transportada largas distancias en carreta, pues desde la fábrica se accedía directamente por una vía particular con vagones propios a la estación general.
El agua potable para la misma la obtuvo de una conducción perteneciente al Ayuntamiento de Canals que pasaba por las cercanías de sus terrenos. Existe un acta municipal (hallada por A. Vila Moreno) fechada el 28 de noviembre de 1912 por la que se autoriza la instalación de dicha fuente.

FábricaColomer1
Fábrica de Harinas de Ramón Colomer Ferri. Naves laterales que contactaban con el Huerto de Colomer

Descripción de la Fábrica.
A la fábrica se accedía desde la carretera de l’Alcúdia a través de una gran puerta enrejada que daba paso a un espacioso patio distribuidor.
El primer cuerpo de edificios, situado a la derecha de la entrada, se iniciaba con las oficinas que incluían un total de cinco despachos y se completaba con una serie de almacenes que bordeaban la carretera.
Girando a la derecha, desde la puerta de las oficinas, había un edificio en cuya parte inferior se iniciaba una gran nave abierta al patio que se utilizaba para guardar las carretas y carros de transporte, entre ellos la famosa galera familiar utilizada hasta que se compró el primer automóvil. También en esta nave se instalaron cuadras para distintas caballerías (mulas, caballos y asnos) que se requerían en las tareas diarias, así como las perreras (en la fábrica siempre hubo un mínimo de dos perros que durante la noche deambulaban sueltos por el recinto).
Esta nave conectaba en su parte posterior con un corredor descendente que lo unía al Huerto de los Colomer. El piso superior era utilizado como almacén.
Las construcciones central y lateral izquierda estaban dedicadas a las labores específicas de la fábrica: moledoras, cribadoras, ensacados y transportes.

FábricaColomer2
Fabrica de Harinas de Ramón Colomer Ferri. Entrada principal y dependencias centrales.

Proceso harinero.
Así, cuando llegaban los carros llenos de cereal, se pesaba éste en una báscula situada a ras de suelo en el patio. Acto seguido, se transportaba al edificio central y, por unos ascensores, era izado al primer piso donde se procedía a su cribado y molienda. A continuación, se transportaba el producto (harina y salvado) en carretas manuales por este primer piso hasta el edificio de la izquierda, con el que estaba comunicado, y se procedía a su ensacado. Una vez cosidos los sacos por unas operarias, denominadas saqueras, eran éstos deslizados por un tobogán de madera en espiral al piso inferior desde donde se transportaba en unas carretillas hasta la vía férrea particular. Allí se almacenaba en el vagón familiar que, posteriormente, se unía al convoy general de tren.
El famoso tobogán de madera se convirtió con el tiempo en uno de los atractivos más codiciados del pueblo, tanto por los nietos como por los bisnietos de Ramón, quienes, con permiso de los operarios, se deslizaban por él cual si de una magnífica atracción de feria se tratase quedando al final totalmente cubiertos de harina.

2 Responses to "La Fábrica de Harinas."

  1. Inma Tortosa  14 de febrero de 2016

    En canals iaba molta riquea i moltes empreses,en 1000pts feen les mares miracles…i ara dona pena vore com estan acabant en este poble, el meu poble

    Responder
  2. César Marín Colomer  17 de febrero de 2016

    Jo vaig tindrer la posibilitat de conéixer a Ramón Colomer Ferri, el meu besavi, i a més de recordar sempre d’ell la semblança d’un home educat, respetuós, creïent, carinyós i agradable; estic orgullós de que donara tant de treball en Canals al llarg de la història d’aquesta empresa de farina. Comente açò perque el més important per a mí, a la fí de la nostra vida són les obres de misericordia que un ha fet per la resta que ha tingut al voltant.

    Responder

Comenta la noticia

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.