LA MEMORIA DEMOCRÁTICA Y EL ACTUAL ANTEPROYECTO DE LEY GUBERNAMENTAL

LA MEMORIA DEMOCRÁTICA Y EL ACTUAL ANTEPROYECTO DE LEY GUBERNAMENTAL

El actual anteproyecto de ley sobre Memoria Democrática aprobado por el consejo de ministros,  representa un gran paso adelante al recoger  una buena parte de las reivindicaciones  esenciales de esta  larga lucha del movimiento memorialista y las   recomendaciones y demandas del Relator de Naciones Unidas, el Comité de DDHH de Naciones Unidas, Resoluciones del Consejo de Europa, los Tratados Internacionales al respecto y el Derecho Internacional Humanitario. En consecuencia debemos felicitarnos todos por este anteproyecto de ley. No obstante lo anterior, es cierto que adolece de algunas indefiniciones   y olvidos importantes que es preciso mejorar en el largo proceso de tramitación parlamentaria mediante la participación de las asociaciones memorialistas.

También es cierto que lamentablemente  llega tarde, porque son muchos los miles que han muerto en espera de Verdad, Justicia y Reparación, a lo que este proyecto abre la puerta.

Entrando en una   valoración más detallada queremos señalar   sus aspectos más destacados:

  • Se declara  expresamente    la  ilegitimidad    de  todos  aquellos  tribunales especiales del franquismo y nulas de pleno derecho todas sus sentencias. Aunque no se declara nula la propia constitución de dichos tribunales y no se prevé ninguna responsabilidad patrimonial estatal  para las víctimas.
  • Se declara la obligación del Estado para su actuación de oficio en todas las exhumaciones e identificaciones de los miles y miles de asesinados que yacen en cunetas y fosas comunes y la elaboración de un Plan. E incluso la obligación de la fiscalía de abrir investigación en cada caso. Así como la creación de un Banco de ADN, un Censo de Víctimas y un Mapa de Fosas permanentemente actualizado. Pero no se expresa claramente la necesaria judicialización de todo el proceso de exhumaciones e identificaciones, para garantizar plenamente la Tutela Judicial Efectiva.
  • Se plantea  llevar  la  Memoria  Democrática  al  curriculum  académico  en bachillerato y la difusión de la misma en los IES. Ahí están nuestras Misiones de la Memoria como ejemplo, pero habría que ampliarlo a todo el campo educativo en general.
  • La creación de una Fiscalía Especial de la Memoria Democrática, guiada su actuación  por   los   DDHH,   los   Tratados   Internacionales   y   el   Derecho Internacional Humanitario.
  • Se investigará el trabajo esclavo en aquellos campos de trabajo franquistas en beneficio de las empresas oligárquicas del régimen. Pero se debería garantizar la reparación.
  • Se abrirá una Auditoría del Expolio económico y sanciones sufridas por todas las familias rojas, pero de nuevo se “intentará” reparar.
  • Retirada  de   Honores   y   Medallas,   incluso   postmortem,   a   todos   los torturadores   y   prebostes   del   franquismo.   Ilegalización   de   todas   las fundaciones que exhalten el fascismo o la dictadura.
  • Retirada de todos los símbolos de la Dictadura, que aún quedan.
  • Expulsión de los benedictinos y resignificación de Cuelgamuros. Respecto a lo segundo, apoyamos la desacralización con la retirada de aquella enorme y peligrosa cruz y de todos los símbolos nacional-fascistas, pero por otro lado, nosotros ya manifestamos públicamente nuestras serias dudas y reparos ante esa nueva imagen maquillada de aquel megalómano mausoleo fascista, para transformarlo en un mausoleo civil.
  • Condenar y resaltar la especial represión que sufrieron las mujeres. Aunque, a diferente nivel, también se debería mencionar al colectivo LGTBI que sufrió cárcel y torturas por aquella ley de peligrosidad social.  Y a minorías étnicas como el pueblo Romaní.
  • Creación de un Centro Documental de la Memoria y libre acceso a toda la documentación y archivos.
  • Régimen sancionador con multas significativas.

Dicho  esto,  es  preciso    resaltar  algunas  deficiencias  importantes  de  este proyecto de ley:

  • Es preciso derogar la Ley de Amnistía de 1977, para que se pueda hacer y

sentenciar justicia ante tantos asesinatos y delitos de torturas, pues no basta con una fiscalía especial y un reconocimiento del Derecho Internacional, Tratados, DDHH, etc., hay que acabar con cualquier   ley de punto final y por otro lado reformar el  Código Penal en lo relativo a la prescripción a los 20 años, excluyendo de ello a los delitos de Lesa Humanidad.

  • En el Título Preliminar echamos en falta una condena explícita y clara de la Dictadura. Ya es hora de condenar claramente al franquismo. Hay que desfranquizar España y poner en valor a la II República.
  • Estimamos necesario  que  se  cree    un  Instituto  de  la  Memoria,  que  se encargue de planificar, impulsar y coordinar toda esta ingente cantidad de tareas que esta ley abrirá, que ponga en marcha un plan estatal urgente de intervención. Dotado de suficientes recursos y autoridad.
  • Es absolutamente necesario que lleve una ley de acompañamiento con una detallada dotación presupuestaria. Una ley sin presupuesto establecido está condenada al fracaso.

Para conseguir todo lo cual es imprescindible la movilización y participación activa de todo el movimiento memorialista del Estado español.

 

En València, a 21 de septiembre de 2020.

El Consell Directiu de la Coordinadoa d’Associacions per la Memòria Democràtica del País Valencià.

@CAMDEpv. info@memoriademocratica-pv.org

Comenta la noticia

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.