Pulsa «Intro» para saltar al contenido

EL BENEFICIO ECLESIÁSTICO DE LA INMACULADAD CONCEPCIÓN Y DE SAN ANTONIO ABAD

EL BENEFICIO ECLESIÁSTICO DE LA INMACULADAD CONCEPCIÓN Y DE SAN ANTONIO ABAD

Con la advocación de la Purísima e Inmaculada Concepción y de San Antonio Abad, en el altar mayor de la iglesia de Canals, el vecino Gaspar Barberá Climent, fundó el Beneficio eclesiástico de este nombre, el 14 de abril de 1691. D. Sebastián Sivera Font sitúa esta fundación en sus “Apuntes Histórico-descriptivos de la Villa de Canals”, en el año 1693, y en el año 1705 fue decretado Curia Eclesiástica.

Éste era un Beneficio colativo de sangre que quería ser administrado en el trascurso del tiempo, por un descendiente del fundador. El más pingüe de los antiguos Beneficios, al decir del cronista Sivera Font, sustentado por bienes rústicos y urbanos.

Las rentas para dicha fundación consistían en el producto que se obtenía de las 14 anegadas de huerta en la partida de Horts, la heredad del Hostaled con casa y corral

De ganado en la partida del Pla y 14 jornales de tierra de secano, más una casa con almazara en la entonces plaza de “Els Climent” (actual plaza del ayuntamiento). En la calle de la Parra contaba con un secano y una era conocida por lo de la Purísima, dedicada a los trabajos de la trilla y esparcimiento del vecindario.

El Beneficio determinaba las obligaciones a observar por quien lo ejerciera concretadas al residir en Canals: celebrar24 misas al año en honor por el alma del fundador, enseñar gramática ,pagar anualmente el clero de la parroquia que era una pensión de 24 libras para distribuciones y costear finalmente la fiesta de la Purísima Concepción, pagando por la misma diez libras. En esta fiesta, la tradición hace presente cada año “l’ entrada de la primera soca”.

El linaje de las familias de Barbera y Climent se halla asentadas en nuestra población desde mucho tiempo atrás. Sivera Font no dice nada de cual fue el origen de estas, ni su llegada a Canals. La ciencia genealógica y heráldica señala para el apellido Barberá su origen en tierras francesas bajo la grafía de “Barbier” y creó solar en Barberá

(Tarragona). El primitivo escudo de armas de esta familia trae fajado tres piezas de plata con armiños de color negro y tres piezas en faja de color rojo. De este lugar salen algunas ramas desde la antigüedad: a Marsella, Baleares y se extienden por Cataluña, Aragón y Valencia.

Acompañan al rey Don Jaime I en sus conquistas por tierras del reino de Valencia y en las cortes de monzón (Aragón) del año 1236 ya encontramos a Guillermo de Barberá dela orden de Predicadores. A Arnaldo de Barberá, religioso como el anterior, que fue testigo de una escritura de alianza establecida entre el rey y don pedro de Azagra, señor de Albarracin.

Al tiempo de la llegada del monarca a Játiva, el caballero Bernardo de Barberán, con la grafía de su apellido modificada, le acompañaba y aquí fue heredado.

Hasta Onteniente llegó una rama de este linaje y apellidándose Barberá y Barberán. Y así tenemos a mosen Jerónimo de Barberá, doctor en ambos derechos, a Gaspar Barberá que fue Baile de la ciudad y otros de nombres Onofre y Melchor.

En el año 1640 en una escritura de sindicato extendida con fecha 27 de diciembre por Jaime José Alventosa, escribano de la universidad de Canals, en reconocimiento de una deuda de 12160 libras contraída por el común de los vecinos a favor de varios prestadores, consta, entre éstos, Gaspar Barberá, que era edil.

Años más tarde, en 1662, lo encontramos también dentro de una relación de vecinos del lugar de Canals, de la Baronia de este nombre, en gozar del derecho del “morabati”, o de morada, que obligaba a pagar el impuesto de este nombre.

Todos ellos probaron ser descendientes de la antigua familia militar de Barberá y pertenecían al extremo brazo militar de la ciudad y reino de Valencia.

En la Iglesia Vieja de San Antonio Abad, desde los primeros tiempos de su fundación, existió el altar conocido por San Juan de los Barberanes costeado atendido en el mantenimiento por dicha familia.

Por cuanto el segundo apellido de Gaspar Barberá, el de Climent, este linaje procedía de la región de la Provenza (Francia), según mosen Jaime Febrer. El caballero Juan Climent vino a servir al rey Jaime I de Aragón ayudándole en la conquista de Valencia. El escudo de armas de este linaje tiene fondo de gules, un chevrón de oro en punta, dos estrellas y una pera del mismo color.

Los Climent de Canals aparecen establecidos en nuestro pueblo de inmemorial, y así lo dijeron los testigos que informaron para el ingreso de Fray Manuel Climent Gomar en la Orden Militar de Santa Maria de Montesa. Y como presbítero de esta orden, el Dr. Fray pablo Climent fue rector del colegio de San Jorge de Alfama y capellán de honor de Su majestad. Falleció en Madrid en el año 1700.

Este linaje tuvo casa en la plaza de los Climent hasta finales del siglo XVI, en que el magnifico Pablo Jerónimo Climent, Baile de la Villa, compró una casa en la calle Nueva, por escritura de 23 de junio de1593, autorizada por Gabriel Pérez, lindante con otra de la viuda del honorable Jaime Climent. Asimismo, esta última se halla relacionada en el listado del “morabati” del año 1662.

En la anterior escritura de sindicato, año 1640, se encuentra, entre los garantes, Antonio Climent que desempeña el cargo de Justicia.

Esta familia, en la Iglesia Vieja, tenia un altar conocido por “Santa Ana dels Climents”.

En el año 1634 terminó la construción del templo parroquial y seguidamente los trabajos de embellecimiento de su interior dieron comienzo. A esta nueva construcción, el presbítero D. Miguel Saurina Calatayud (Dr. Saurina) nacido en Canals, cuando tomó posesión de la parroquia de San Antonio, en el año 1658, de su peculio, emprendió el ornato de la iglesia siguiendo el estilo barroco imperante en aquella época cuyos trabajos terminaron en 1695. También ayudo, como otras familias, a la construcción y embellecimiento de las capillas laterales, y en el caso de D. Miguel, a la que actualmente ocupa la imagen de la Virgen de los Dolores, en un principio dedicado al arcángel San Miguel, y lugar de sepultura de esta familia. Y con referencia a este santo varón, creo oportuno transcribir su partida de nacimiento que dice así: “A 31 de Janer añ 1628 bategi yo mó Juan Barberá Rector, á Miguel Juan Antoni Joseph Valero, fill de Llois y de Josepha Calatayud consortes. Foren comprares lo doctor Miguel Juan Gil degá de la iglesia colegial de Xàtiva y Maria Taurina doncella”.

En el año 1850, la capilla, compartió la titularidad con el Ecce-homo por motivo del traslado del retablo e imagen de dicha advocación, procedente de la Iglesia Vieja por haber sido profanada con la muerte de unos presos en su interior. Titularidad que se mantuvo hasta el año 1920, la cual perdió con ocasión el traslado a este sitio de la imagen de la Virgen de los Dolores.

En la iglesia nueva, la familia de Climent costeó una capilla dedicada, como lo hicieron sus antepasados, a Sta. Ana, construyendo una cripta de enterramientos. Existe una aureola barroca de plata que coronaba la antigua imagen destruida en 1936, con un escudete donde se lee “IUSEP CLIMENT 1702”

D. Luís Pareja y Primo en su libro de Canals Ilustrada, afirma que su familia poseía, también, una capilla nueva dedicada a San Juan Evangelista (título que los Barbera habían ostentado en otro templo) y renovaron a favor de la Virgen de los Desamparados como así lo manifiesta dicho autor…. “La de los míos es la de San Juan Evangelista, aunque ahora queda con el título de la virgen Maria de los desamparados; a ocasión, que en el año de 1704, hice retablo nuevo, y puse en lo principal del lienzo á la Virgen Maria con dicha innovación, y a San Juan Evangelista en otra mansión mas abaxo.

Es dicho retrato a imitación de la imagen que se venera en su Capilla de la Ciudad de Valencia, que según la tradición, fue labrada por ministerio de Angeles…”, y que perduro hasta el año 1860 por haber introducido es esta la talla de la Virgen de los Dolores donada por D. Joaquín Guzmán que guardaba en su casa durante el año a excepción de los días del Septenario en que era expuesta en el altar mayor de la iglesia. Sesenta años más tarde, la expresada talla del escultor Bonet, siglo XVIII, pasó al lugar donde la veneramos hoy en día, siendo la imagen actual de Román y salvador del año 1940, por haber sido destruida la antigua en 1936.

Una vez terminada la bóveda que cubre el techo del templo y el revestimiento artístico de los muros con figuras de ángeles y símbolos antonianos sobre un fondo exuberante follaje, propio del estilo barroco, prosiguió la construcción del monumental retablo de piedra, en la fachada interior, el cual remata con el ave fénix y las corpulentas estatuas de los apóstoles San Pedro y San Pablo. En la parte inferior de la cornisa, sobre la cancela de la puerta mayor, tenemos un globo terráqueo cubierto por corona real en el que campea el anagrama de Sta. María y el año de terminación, 1695, de esta artística obra.

En el altar mayor se procedió a levantar un gran y hermoso retablo en madera, de dos cueros, todo dorado, al gusto del arte barroco, muy avanzado el siglo XVII, de modo que ensalzara este lugar el culto a Dios y a los santos. Según nuestros mayores era una obra de “ mot bon gust”,

Sobre el frontal de esta extraordinaria pieza artística, y en alusión al Beneficio de Gaspar Barberá Climent, en la parte más alta, eran visibles el Tau de San Antonio y cuatro ángeles. Continuaba en lugar inferior la imagen de la Virgen Maria con corona real bajo el titulo de la Purísima concepción a decir del cronista Sivera Font, y a los lados dos estatuas con el sol y la luna, símbolos de atributos dedicados a santa Maria.

El nicho principal lo ocupaba una talla del patrón San Antonio, pues para las procesiones existía otra imagen que se guardaba en una capilla lateral con nicho abierto en la parte izquierda de la actual dedicada a San Antonio de Padua, suprimida durante el rectorado de D. José Maria Sarrió, en la cual estuvo entronizada la imagen de San Vicente Ferrer que en la actualidad permanece expuesta en la calle dedicada al santo predicador, y que fue tallada por encargo de lo vecinos de este barrio en el año 1942. La antigua imagen procesional de nuestro patrón fue destruida en el año 1936.

Sobre el lienzo que cerraba el nicho principal del retablo, existía pintado el santo eremita en el momento de recibir el Tau de parte de Dios, el cual era movido a voluntad para dejar al descubierto la escultura del patrón. A los lados, los santos de la piedra Abdón y Senén, en madera, segundos patronos de Canals, ocupaban lugares destacados.

Los jaspes de la parte inferior del retablo fueron colocados en el año 1825. En los extremos de este frontal habían sendas puertas que facilitaban la comunicación entre el presbiterio y el transagrario, sobre estas se hallaban pintadas escenas de la visita de San Antonio a San Pablo ermitaño. Aquellas escenas asimismo destruidas, en su lugar han sido pintadas las figuras del ángel del reino de Valencia y el arcángel San Miguel.

De lo alto de la bóveda, la lámpara o “llantia” de San Antonio pendía y conservaba el fuego sagrado durante el año para encender la Hoguera.

La familia de Barbera, en el nuevo templo, costeó una capilla dedicada a la Purísima Concepción con un retablo presidido de un cuadro de la Virgen de este nombre, copia de la Inmaculada del pintor Juan de Juanes que se conservó hasta el año 1858.

En este último año, el poseedor del beneficio de la Purísima D. Juan Gil; censado en el padrón general del vecindario de Canals en fecha 14 de marzo de 1857 bajo el nº de orden 434 lo encontramos identificado como a Don Juan Alberto Gil y Mallent de 46 años, eclesiástico, el cual adquirió la imagen y altar de este titulo comisario de la desamortización del convento de Nuestra Señora de Valldigna, de la orden del Cister, cuyo conjunto religioso vino a sustituir al primitivo cuadro. La talla de esta Inmaculada permaneció expuesta ala veneración del pueblo hasta su destrucción en el año 1936.

D. Juan Gil dirigió una asociación de hombres del pueblo creada a raíz de la definición del dogma de la Inmaculada Concepción. Esta asociación propagaba el amor y culto a la Purísima Virgen. Personaje templario de Nuestra señora de Montesa. En las grandes solemnidades de nuestra parroquia, asistía al altar con el hábito y cruz encarnada como correspondía a los caballeros de dicha orden religiosa y militar. D. Juan Gil disfrutó del beneficio a partir del 31 de Marzo de 1835 hasta el fin de sus días en 1878.

Las leyes de desamortización del estado dictadas en los años 1837 y siguientes no expropiaron los bienes de la fundación porque los regia un sucesor fundador (beneficio colativo de sangre) condición que primaba desde la creación de la misma, pero al fallecer D. Juan Gil en el año citado anteriormente, el beneficio se cancela y acogiéndose a una ley de 1867 reguladora de estas clase de dotaciones a favor de capellanías religiosas, se conmutó en coadjutoría, expediente que puso fin en el año 1889 proyectando dicho cargo en el siguiente año, por oposición, a favor del presbítero D. Sebastián Sivera Font.

Después del óbito de D. Juan Gil declararon se herederos de los bienes de la fundación las ramas familiares de D. Felipe Climent y D. José Climent, D. José Antonio Gil Mira y D. Francisco LLopis.

En primer lugar, los herederos incoaron un expediente cerca de la autoridad civil por el cual le pedían que certificara respecto a los bienes de la fundación de no hallarse afectados por la ley de desamortización, y por una Real orden les fue confirmado no encontrarse los dótales de la capellanía gravados. Con esta resolución se presentaron ante el Juez de Játiva estableciendo un principio de acuerdo en 1879 para la participación de los bienes una vez realizadas la medición y tasación.

Seguidamente, los interesados acudieron con el referido informe a la autoridad eclesiástica y en el mes de Abril de 1889 el Arzobispo D. Antolín Monescillo acogiéndose al convenio de Capellanías de 1867 y de acuerdo con los datos de la renta y producto líquido de los bienes manifestados en la quinquenio de 1881 a 1885, vino a pronunciarse del modo siguiente:

“Nos podíamos acordar la conmutación de la dicha capellanía y consiguiente liberalización y entrega a los comparecientes de los bienes que la forman mediante la entrega por parte de los causahabientes del fundador de la cantidad de treinta y dos mil pesetas nominales en títulos de la Deuda interior del cuatro por ciento.”

Como peritos en la partición de las tierras nombraron a D. Ramón Juan Bonet y D. Joaquín Ferrer Egea, los cuales determinaron el siguiente inventario:

  • Dos hanegadas noventa brazas de tierra huerta situadas en el término de Canals partida del Pla primer brazal. Valor 1378, – Pts. Y doce céntimos y medio.

  • Setenta y nueve hanegadas treinta y tres brazas de tierra huerta situadas en el mismo término partida del Pla, segundo brazal, de las cuales hay cuarenta y una hanegadas diez brazas a ciento ochenta liras, nueve hanegadas sesenta y seis brazas a ciento sesenta libras, doce hanegadas ciento sesenta y cinco brazas a ciento cincuenta libras, cuatro hanegadas ciento sesenta brazas a ciento cuarenta libras, una hanegada ochenta y cinco brazas a ciento diez libras y dos hanegadas cincuenta brazas a ochenta i cinco brazas a ciento diez libras y dos hanegadas cincuenta brazas a ochenta libras. Valor de cuarenta y nueve mil cuarenta y dos pesetas y un cuartillo.

  • Seis hanegadas sesenta y nueve brazas de tierra huerta situadas en el mismo término partida de les Setenes de abajo tanda el Martes de las cuales hay, dos hanegadas catorce brazas a doscientas ochenta libras. Valor de seis mil cuatrocientas seis pesetas treinta y un céntimos y un cuartillo.

  • Seis hanegadas ciento noventa y cinco brazas de tierra huerta situadas en el referido término y partida de Setenes de abajo tanda del Martes de las cuales hay una hanegada ciento cuarenta y cinco brazas a doscientas ochenta libras. Valor siete mil doscientas veinte y seis pesetas setenta y un céntimo y tres cuartillos.

  • Cinco hanegadas doce brazas de tierra huerta situadas en el mismo término partida de Recnou a ciento ochenta libras la hanegada lindantes por Levante acequia de Setenes, por Poniente de los herederos de Clemente Cerdá acequia de la partida en medio, y por Norte y Mediodía con las de Don Eduardo Pajarón en valor de tres mil cuatrocientas quince pesetas cincuenta céntimos.

  • Ocho hanegadas cien brazas de tierra huerta situadas en el referido término partida de Horts de las cuales hay tres hanegadas cien brazas de doscientas ochenta libras, tres hanegadas cien brazas a doscientas setenta libras, y una hanegada cien brazas a doscientas veinte libras.

El valor inventariado de las fincas ascendió a un total de Pts. 75.925. Una vez presentados los títulos correspondientes y comprobados, declarándose libres de las cargas eclesiásticas a lo que siguió el auto procedente y, por lo tanto, a la formación de la Capellanía definitiva.

En el año 1905, la Capellanía de la Purísima regida por D. Sebastián Sivera Font, contaba con un capital de 32.000,- pts. Que producía una resta líquida anual de 1.017.- pts. Y sus obligaciones comprendían la de residir el beneficiado en Canals, más asistir al coro y atender el confesionario, más enseñar gramática latina, celebrar 24 misas en el año por el alma del fundador Gaspar Barberá Climent, y oficiar la misa de la mañana en los días de precepto. Así pues, con relación a la primitiva constitución del Beneficio, dejaron se de cumplir aquellas obligaciones de pagar anualmente al clero de la parroquia una pensión de 24 libras para distribuciones y costear la fiesta de la Purísima Concepción con diez libras.

En esto último se halla el inicio de la fiesta patronal de San Antonio en el día de la Purísima con la entrada de “la primera soca” a la plaza Mayor para levantar “la Foguera”, puesto que la fundación del Beneficio lleva el título de la Purísima e Inmaculada Concepción y de San Antonio Abad.

La actual Capellanía se mantiene como “legado pio” unido al de San Juan Evangelista, dotado con 37.500,- pts. Invertidas en deuda pública al 4% de interés, administrado por el Arzobispado.

Octubre de 2008-11-07

Ramón Arnáu Palop

Obras consultadas:

  • Canals Ilustrada del Dr. Luís Pareja y Primo, 1728.

  • Apuntes Histórico Descriptivos de la Villa de Canals de D. Sebastián Sivera Font, 19707.

  • Armorial de Apellidos españoles de Jacques A. Schnieper, 2000.

  • El solar catalán, valenciano y balear de A.A. García Garraffa, 1968.

  • Notas sobre la fundación de Alfonso Vila, 2007.

  • Padrón General del Vecindario de Canals, 1857.

  • Censo de Canals de 1940.

  • Geografía del Reino de Valencia de Carlos Sarthou.

Sé el primero en comentar

Comenta la noticia

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.