EL ORIGEN DEL CHURRO

EL ORIGEN DEL CHURRO

El churro consiste en una masa compuesta por harina, agua y sal, cocinada en aceite. Se desconocen los orígenes de esta tradición. Muchas son las teorías…El origen tiene varias vertientes, una de ellas nos indica que nace junto a las pastas y otras masas en la milenaria China. Es Marco Polo, el viajero veneciano, quien se encarga de llevarlo a Europa, donde se establece en España, como también lo hacen las pizzas y las pastas en Italia. Algunos apuntan a que comenzaron a consumirse en Madrid a principios del s. XIX. Es posible que el churro fuera dado a conocer en las ferias ambulantes que rondaban frecuentemente por la capital. Seguro que la popularidad del churro o de su variante más grande, la porra, como desayuno, fue creciendo hasta ser altamente popular debido a su bajo coste. Por aquel entonces se denominaba fruta de sartén.

Otros historiadores afirman que los árabes lo trajeron a la península, otros señalan a los pastores, derivando su nombre del ganado churro, como los creadores de este manjar. En todo caso, no existe ninguna documentación oficial que acredite su procedencia. Ni siquiera la Asociación Provincial de Empresarios de Madrid ha conseguido arrojar luz a este respecto.

Aunque algunos historiadores afirman que fue la civilización egipcia la que ya gozaba de tan peculiar alimento, como podemos observar en esta imagen. (La tumba de Ramsés III en El Valle de los Reyes de Egipto)

Se representa la elaboración del pan. Si os fijáis bien, aparece una persona con dos palillos delante de un caldero al fuego, portando lo que parece una rueda de churros. ¿Podría ser este el origen del churro? Y yo me pregunto: ¿Cuándo llegaron los churros a Canals?

Para despejar mis dudas, nadie mejor que Blas, el hijo de Enrique Tomás, quien trajo los churros a Canals. Muy amable, me relata la historia que le contaba su padre. Todo empezó en Xàtiva, en 1920, cuando su abuelo, después de desplazarse una temporada a Barcelona, aprende a elaborar los churros. Se monta un carrito de madera, y establece su puesto enfrente del cuartel militar, en la Alameda de Xàtiva. (En la fotografía está documentado: Enrique Tomás de pequeño con sus padres, sentados junto al carrito en 1927).

Al mismo tiempo empiezan a elaborar papas, por eso la familia se conoce en Xàtiva como los paperos.

Cuando el padre de Blas contrae matrimonio con Antonia García, se establecen en Canals, en 1940, y compran un quiosco de madera que sitúan en la calle Valencia, empezando así lo que hemos conocido como el quiosco del churrero. La elaboración de papas se dejaba para los domingos. Todavía recuerdo el olor de papas recién hechas, y las colas para comprarlas antes de ir al cine todos los domingos.

Más tarde, José Tomás nos deleitaba a partir de noviembre con cucuruchos de castañas asadas. Pero lo que más éxito tenía eran los buenos churros. Prueba de ello era la extensa cola que se formaba todos los domingos para adquirirlos. Blas, con una sonrisa, me confiesa que el secreto para elaborar buenos churros y porras está en su masa, y en la temperatura del agua y del aceite, que ellos siempre controlaban. Para preparar una masa perfecta hay que mezclar en riguroso orden la harina de trigo, la sal, y finalmente se añade el agua a una temperatura exacta. Las proporciones vendrán en función de la cantidad de churros que se quiera elaborar. Con la masa bien ligada, es el momento en el que pasa a la caldera o churrera –como se llama en Cataluña-, donde se fríen en aceite bien caliente hasta que estén dorados. Los verdaderos churros se sirven tal cual, pero se pueden espolvorear con azúcar.

Muchos somos los que hemos coincidido los domingos en esa larga cola, para comprar los deliciosos churros que compartíamos con los nuestros. Era una tradición familiar. Pero todo tiene un final en la vida y Blas Tomás, el pasado mes de abril, se jubiló, poniendo fin a tres generaciones de churreros y paperos: su abuelo José, su padre Enrique y finalmente él, Blas Tomás. Estas generaciones han elaborado los churros en Canals durante 77 años (1940-2017).

Agradecer a Blas por cederme las fotografías, que son un documento muy importante que no se debe perder en la historia gráfica de Canals. Gracias a la familia Tomás García por colaborar en esta crónica, que forma parte de la tradición de nuestro pueblo.

Vicent Gramaje González

Blas Tomás año 1963
Clientes de la Churreria F.Cedida por Ximo Pérez
Desmontando el quiosco
Desmontando el quiosco
Desmontando el quiosco
Desmontando el quiosco
Desmontando el quiosco
Enrique Tomás y Antonia Gracia en Canals año 1950
Enrique Tomás, y Antonia Garcia En Canals Año 1952
Enrique y su hijo José asando Castañas Año 1984
José asando Castañas Año 1984
José Tomas Año 1982
Purin y Enrique F.Cedida por Blas Tomas
Quiosco de la churreria

Traslado del quiosco
Traslado del quiosco
Tumba de Ramsés III