Festeros de S. Antonio Abad del año 1959

Festeros de S. Antonio Abad del año 1959

Festeros de S. Antonio Abad del año 1959

  1. Filibero Ferrer Chorques

BANDERA

  1. Francisco Sanchis Albuixech

CUIROS

Estos Sres. fueron proclamados Festeros el 16 de Noviembre del año 1958 en el Casino Gran.

Ambos festeros eran grandes amigos y siempre iban juntos con sus Sras. a todos los sitios.

El motivo de ser festeros fue que por las noches después de cenar se juntaban en el Casino Gran a tomar café y se juntaban con otros Sres. y hacían su buena “Tertulia”.

En esa noche del día 16 se acercó a ellos el Sr. Rafael Grau Penadés, Alcalde de Canals y les propuso a ambos si querían ser ellos los Festeros para el año 1959; los dos se quedaron mirándose uno al otro y aceptaron dicha propuesta.

Entonces el Sr. Grau Penadés, se subió al Balconcito que hay allí dentro del Casino y comunicó a toda la gente que se encontraba, que los Sres. Filiberto Ferrer Chorques y Francisco Sanchis Albuixech, serían los Festeros para el año 1959, y entonces los futuros Festeros también se subieron a dicho Balconcito y juntos con el Sr. Rafael  “Alcalde de Canals” echaron el primer “Vitol” a S. Antonio, acto que nunca había ocurrido por entonces, o sea por esa época, y todo el público allí presente respondió a dicho “Vitol”.

El Sr. Filiberto  por aquel entonces era Concejal del Ayuntamiento y el Sr. Francisco Delegado de Deportes.

A partir de dicha fecha, 16 de Noviembre, los Sres. Filiberto y Francisco empezaron a pensar de qué forma tenían que recoger dinero para la fiesta.

Primeramente hicieron los sorteos de Lotería para Navidad y Reyes; luego  hablaron con  las empresas y comercios para hacerles una propaganda en dicho Libro de Fiestas; después el donativo que da el Ayuntamiento y por último el  OFERIMENT de todo el pueblo, aunque al final de la Fiesta les costó dinero del “BOLSILLO”.

Ya entrados en el mes de diciembre se pusieron en contacto con los hermanos Sres. Francisco y Rafael Cerdá Ricó,” “FARTERAS”  de apodo, para que se hicieran cargo de los animales para llevar “LES SOQUES”  a la Plaza de la Iglesia así como para el día “DELS PARELLS”;  compraron las cuerdas para llevar la leña en el comercio de “EL TIO ULLERETES”, como se decía siempre este comercio, pero en dichas fechas el dueño era el Sr. Francisco Pallás, en la Placeta del “MERCAT”.

Los  Hermanos Francisco y Rafael Cerdá “FARTERAS” fueron muy valientes porque lo primero que hacían era comprobar la fuerza de los animales, ya que  llevaban “SOQUES”  subiendo la Riba de San Antonio y por otros caminos; trajeron  leña de muchos sitios y sobre todo muchas oliveras desde MANGAY, porque allí había una finca muy grande y el dueño de la misma las dio para la  “FOGUERA”.

La persona que se encargaba de suministrar  lo que hacía falta para los hombres que cortaban  la leña y luego plantaban la “FOGUERA” fue  la Srta. María Luísa Sanchis Tortosa, hija del Festero Francisco; todo lo  compraba en el  comercio que fue de Arcadio “EL NEGRE”, en la Calle La Parra ,  y que eran altramuces, “cacahuetes”, higos secos, aceitunas,  y  la bebida que era de la tienda de su padre, el “CUIROS”; a Mª Luisa no se le perdía detalle en todo lo que hacía falta, y cuando se estaba montando la “FOGUERA”  se “escapaba” de la tienda de su casa para ver si las personas necesitaban algo.

Los Festeros agradecieron mucho la colaboración de la gente que sacaba los animales para llevar  leña a la “FOGUERA”

No  se celebró la Planta del primer “PI”, pero eso sí, el día 1 de enero se empezó a plantar la “FOGUERA” y tenían su tiempo marcado.

Unas semanas antes de las Fiestas, las dos Familias de los Festeros ya empezaron a trabajar, llenar los capuchos de caramelos, en casa del Festero Sr. Filiberto,  y a hacer las típicas pastas de S. Antonio.

El día  16 de enero, día de la “FOGUERA” es la entrega de la “BANDERA” y el primer “VITOL” desde el Balcón del Ayuntamiento.    El Sr. Filiberto   recogió la “BANDERA” de manos del Sr. Alcalde; el Sr. Francisco no pudo asistir a este acto porque  su presencia y trabajo eran insustituibles en el comercio de licores al que se dedicaba. Quiero recordar que, en esa época, los licores eran la principal bebida en las celebraciones y era el día de la hoguera cuando, por costumbre, los vecinos se aprovisionaban para estas fiestas; por esa razón lo sustituyó su hijo “Paquito”, quien iba al lado del Sr. Filiberto.

Después de entregar la Bandera y echar el primer “Vitol” desde el Ayuntamiento salió toda la comitiva de Festeros, Reina de las Fiestas y su corte de Honor, Autoridades, a hacerle la ofrenda a S. Antonio y a continuación la Sta. Misa.

Por la tarde se jugó un partido de Fútbol en el Campo de Cuatro Caminos, entre los equipos S.D. SUECA, de 3ª División, y la U.D. CANALS.

Una hora más tarde se celebró la preciosa cabalgata de carrozas, que fueron preparadas y hechas por los mismos participantes de las mismas, recorriendo diversas calles del pueblo.

También salieron los Festeros Infantiles, Francisco Sanchis Tortosa y  Emilio Talens Jiménez,  echando capuchos de caramelos, lápices de escribir, con las marcas de propaganda “AQUILA ROSSA”,  y anís  “LA CASTELLANA”, y varias cosas más.

Por la noche en la Plaza Mayor, antes de encender la FOGUERA, y como era de costumbre en aquel entonces, la Banda Municipal de Música amenizó el tiempo de espera de la “Cremá”.

El día 17 S. Antonio Abad.

Por la mañana, a las 8 hubo pasacalle por la Banda de Música, y las 10  se concelebró la Misa Solemne en Honor a S. Antonio Abad con sermón a cargo de un elocuente orador sagrado; dicha misa fue cantada por el coro y orquesta de la “SEU” de Xàtiva. Una vez finalizada la misma se repartió el  pan bendito de S. Antonio y a continuación se trasladaron los Festero, Festeras y Autoridades al domicilio del  Festero Bandera donde fueron obsequiados con un vino de Honor.

A las 13 horas, en el Puente del Río, se celebró la gran “Mascletà” a cargo del Sr. Oltra de Ollería.

Una vez finalizada dicha “MASCLETA”, los más allegados a las Fiestas se fueron a cada uno de los Festeros y disfrutaron de “un buen puchero”.

Por la tarde los Festeros y La Reina de las Fiestas con su Corte de Honor fueron al concierto que ofreció la Banda Municipal,  dirigida por D. Joaquín Sellés Soler.

A las 7 de la tarde noche  de este mismo día se celebró la tradicional Procesión de S. Antonio Abad por el recorrido habitual. Tanto a la salida como a la entrada de la imagen se dispararon sendas tracas de colores en la Plaza del Caudillo.

El día 18,  “DIA DELS PARELLS,” a las 11 de la mañana Bendición de caballerías con entrega  de “Pan Bendito” para el consumo de los animales que allí fueron presentados.

Una vez terminado este acto, los festeros  recorrieron todas las calles del pueblo, echando capuchos de caramelos, puros cigarros de la “CANAL DE NAVARRES,” palomos, “monitas”, lápices de escribir de las casas comerciales, etc.   Las galletas que iban dentro del capucho de caramelos marcados con la imagen de S. Antonio,  se hicieron en la casa comercial “GALLETAS PLAJA” que se encontraba junto a la Estación del Norte de Valencia.

Era costumbre acompañar a  los Festeros  cuantos jinetes lo desearan, así como la Guardia Civil. No faltaba la Banda de Música que amenizaba el recorrido de los festeros.

Al finalizar las tres vueltas a la Iglesia, el Festero Sr. Francisco, “CUIROS,” les dijo a los que le acompañaban en su caballo, que lo aguantaran muy fuerte; ésto se lo dijo a su hijo PAQUITO  y a su cuñado Antonio Tortosa Real y demás Sres. porque se iba a colocar de pie encima del caballo, para despedirse de la Fiesta echando el “vitol” y el sombrero a S. Antonio Abat.

Luego de terminar “Els Parells”, los familiares, portadores de los animales y ayudantes se fueron a casa de los Festeros a comerse el “FAMOSO” “ Arros al Forn”. Unos lo hicieron en casa del Sr. Filiberto, en la calle Fray Matías Ferrer, y los invitados del Sr. Francisco  en casa de la tía Matilde y el tío José, hermanos de la madre de la Sra. María, la esposa del Festero, en el “Carrer Baix”.

A las 9 de la noche se disparó un extraordinario Castillo de Fuegos Artificiales en la Avda. La Estación a cargo del  Pirotécnico D. José Oltra, de Ollería.

(Ramón Esteve Vidal) 50 aniversario de los Festeros de S. Antonio Abad del año 1959

Llibre de festes de Sant Antoni de 2009

Fotos del recuerdo. Cedidas por familiares festeros 1959.

Bandera y cuiros del año 59, esposa del bandera y grupos de jóvenes del pueblo.
Por las calles de Canals, Filiberto Ferrer Chorques, bandera y los festeros infantiles, Emilio Talens y Paco Sanchis.
Por las calles de Canals, el bandera del año 1959, Filiberto Ferrer.
Dia dels Parells, les voltes, vista de la gente y el bandera.
: Dia dels Parells, al finalizar les voltes, tirando el vitol, Paco Sanchis Albuixech, Cuiros.

UNA  FIESTA NORMAL , UNA FIESTA AL USO (Texto de la familia Sanchis)

Aunque el titulo parezca despectivo, no lo es. Es intencionado, para reparar en las fiestas de la época, fiestas ancladas en las raíces de donde emana el verdadero espíritu de la fiesta a San Antonio.

Una fiesta que sigue viva en Canals a lo largo de los siglos. Una fiesta profundamente religiosa y con un matiz popular que transmiten a lo largo de los años y de generaciones las vivencias, costumbres y tradiciones más profundas y la intensa devoción a nuestro Patrón San Antonio.

Si nos remontamos al año en cuestión, 1959, hace ahora cincuenta años, la fiesta, fue otra fiesta más porque así nació. Una tarde, tertulia y copas en la UPE, o Sindicato o Casino Gran, que son los nombres del establecimiento de la Sociedad Agrícola de San Antonio, genuino local de compromiso ante el pueblo y ante su Patrón. Así surgió todo. Más allá de la primera quincena del mes de Noviembre, no hay festeros todavía. Presentes en dicha tertulia, entre otros, dos amigos íntimos, Filiberto, concejal del Ayuntamiento, y Paco, delegado de deportes, y claro esta, el alcalde Rafael Grau. El clima es el adecuado: el Alcalde incita, reta, y el pundonor acepta: Vitol y Vitol, y de ahí nacen festeros de San Antonio, Filiberto Ferrer Chorques ( Bandera)  y Francisco Sanchis Albuixech (Cuiros). Sin planes previos, sin pretenderlo, sin saberlo ni ellos, ni su familia, ni sus amigos, ni nadie. Es el momento mágico donde de forma misteriosa actúa San Antonio en lo más íntimo diciendo: tú debes de encargarte de la fiesta.

En este preciso momento Filiberto y Paco, entraron a formar parte de la historia de Canals, como otros muchos Festeros que ya lo hicieron y otros muchos que lo harían. Pero faltaban otros integrantes de la Fiesta: los Festeros Infantiles. Así que, como era lógico,  Paco pensó en su hijo Paco y Filiberto, que no tenia hijos varones, pensó en Emilio Talens (hijo), al que le unía una gran amistad por ser vecinos.

Fue también otra fiesta más porque en nada se distinguió de las inmediatas anteriores y posteriores. ¿Qué hacer a escasos dos meses de la celebración de la fiesta? Poner coraje, no reparar en esfuerzos, confiar en los demás, y puesta la mira en San Antonio; dar lo mejor de sí mismo.

También fue una fiesta normal; normal porque atendió a la norma; no se buscaba entonces el relumbrón, el destacar sobre los demás; simplemente hacerlo, y hacerlo bien, con honradez y con fe, junto a todos los canalenses que pretendían lo mismo, cada uno desde su puesto. Un café a las tres en el bar, unos “ saquets de berena”  con cacahuetes, altramuces , algunos higos secos, (pocos, porque eran caros) y una cuerdas, era suficiente para ir una tarde de “soca” , con todos aquellos que, con sus caballerías, acudían para llevar la leña a la hoguera, entre risas, bromas y porfías sobre las cualidades de la caballería de cada cual.

Normales también eran los vinos de honor: un momento de confraternidad, de alegría, de celebración; austero en la mesa y en el tiempo. Después cada cual a comer a su casa, con los suyos. Salvo dos comidas: “San Antonio” y “Els parells”,  que hacía cada festero en su casa, con sus propios invitados.

No menos normales eran los medios económicos: una colaboración económica del Ayuntamiento, equivalente a unos litros de aceite y unos sacos de harina , cantidades que seguramente antígüamente se darían en especie para el pan bendito y las pastas para convites y  “Els  Parells”. Una lotería, la de Navidad en este caso, y lo verdaderamente importante, el “oferiment” (desde 1856), donde cada vecino ofrecía con fe,  a San Antonio, lo que honradamente y con generosidad podía. Ese “saquito”  recibe en su humildad y discreción la aportación de cada uno, donde van  el amor, las preocupaciones, las peticiones y acciones de gracias de todo un pueblo, Canals, al “ Pare Sant Antoni”.

Fiesta normal, porque atiende a la norma, y la norma de cualquier fiesta es el amor. Sin él la fiesta se convierte en ruido, barullo, vanidad.

Una fiesta, como todas, que sin la participación de la Parroquia y su Párroco, del Ayuntamiento y su Alcalde, de su pueblo y sus ciudadanos, no llegaría a celebrarse.

Fiesta como otras por las  anéctodas, la euforia, la devoción, que incitan a actos como tirar el “vitol”, una vez terminados els Parells, de pie  sobre el caballo, como hizo en este caso el Cuiros

En definitiva, una fiesta lejana en el tiempo,  que perdura viva en el recuerdo, porque el fervor, la fe, el amor, la ilusión, la historia, las costumbres, las tradiciones…, las tenemos presentes como  canalenses y devotos a San Antonio.

 

 

 

Subscribe
Notify of
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments
0
Would love your thoughts, please comment.x