JJ.Zaplana advierte que la gratificación a los sanitarios es una regularización “encubierta” de las horas extra y no una paga adicional

·      El PPCV reclama a Puig una paga extraordinaria porque “ahora no se les va a dar ni una paga adicional, ni una compensación extraordinaria, ni nada que no les corresponda”

·      El 30% de los las enfermeras, técnicos en cuidados de enfermería, celadores y el personal de administración no la cobrarán

·      La Abogacía de la Generalitat advierte de que “los criterios puede generar dudas y controversias a la hora de su aplicación, cuando no, recursos ante los tribunales”

·      Puig deja fuera a más de 450 trabajadores públicos de residencias “que se han dejado la piel, la salud y en algunos casos la vida”

 25 noviembre 2020 .- El portavoz de Sanidad del Grupo Parlamentario Popular (GPP), José Juan Zaplana ha señalado hoy que la gratificación del Consell a los profesionales que trabajan para frenar la pandemia “es una tomadura de pelo” porque el Consell contempla, en el acuerdo que acompaña a este Decreto, una regularización encubierta de más de 28.000 horas prestadas por encima de la jornada reglamentaria, “como un borrón y cuenta nueva”.

“Lo que intenta el Consell con esta paga es compensar las horas de más que se realizaron durante los meses del estado de alarma disfrazándoselo de agradecimiento”, ha señalado JJ.Zaplana en la sesión de control celebrada hoy en Corts.

Así, ha señalado que el esfuerzo realizado “se lo tienen que reconocer, independientemente de esta paga adicional” porque “esas horas no son objeto de una gratificación, eso es una obligación. Y no pueden engañarles en forma de cesta de Navidad de saldo reseteando la deuda que tienen con ellos. Eso es faltarles al respeto”.

Es decir, a los sanitarios, “no se les va a dar ni una paga adicional, ni una compensación extraordinaria, ni nada que no les corresponda, en todo caso, menos de lo que a muchos les corresponde”.

En esta línea, ha advertido que solo algunos facultativos de algunas especialidades cobrarán esta paga, los que el Consell ha decidido, y en los Hospitales, en Primaria y en Salud Pública eliminan de este acuerdo al 30% de las enfermeras, técnicos en cuidados de enfermería, celadores y el personal de administración.

Así, se ha preguntado por qué un administrativo de un centro de salud no lo va a cobrar, y el de los servicios centrales de la conselleria en Micer Mascó, si lo van a hacer.

Además, ha añadido, “se dejan a gran parte de los profesionales fuera de su propuesta: en la parte sociosanitaria dejan fuera a más de 450 trabajadores públicos de residencias, personas que se han dejado la piel, su salud y en algunos casos la vida” y a ellos “les dan una palmadita en la espalda”.

José Juan Zaplana se ha hecho eco de la situación  de Ana, una trabajadora de la limpieza de Elda, que trabajó “sin descanso junto con miles de trabajadoras en esta comunidad, intentando conseguir una mascarilla y unos guantes con la dificultad de aquellos momentos, sin EPI, poniéndose en riesgo, ellas y sus familias”. Son personas, ha añadido, “que forman equipo con todos nuestros profesionales sanitarios y que han sido, fundamentales en la contención del virus en todos nuestros centros y que lamentablemente, ustedes han metido en un cajón, en el cajón del olvido”.

“Porque, todas las Anas encargadas de desinfectar y eliminar ese virus invisible, trabajaron de manera directa, efectiva y presencial contra el COVID, pero para ustedes muchos trabajadores del sistema sanitario como las trabajadoras de la limpieza, técnicos, personal de seguridad, enfermeras, celadores, técnicos en cuidados de enfermería o administrativos, no son merecedores de un reconocimiento”, ha criticado.

El reconocimiento “no debería haber llegado a estas Cortes como un Decreto Ley, han querido monopolizar el agradecimiento de todos, a nuestros profesionales para ponerse la medalla pero les ha salido mal. Nadie valida su propuesta”.

Una gratificación que puede terminar en los tribunales

Los representantes de los trabajadores de forma unánime definen este decreto como “ridículo e ilógico, discriminatorio y ausente de diálogo, nada objetivo y que supone un insulto a la dignidad de los profesionales” mientras desde la Abogacía de la Generaliltat critican que no se justifique la necesidad y oportunidad de esta norma, ni tampoco la extraordinaria y urgente necesidad de la aprobación de este Decreto Ley. Además, ponen en duda la legalidad de que puedan recibirlo los trabajadores del departamento de salud de la Ribera y añaden que los criterios “no son claros”.

Pero “lo peor es que dice el informe” ha añadido es que los criterios de distribución por categoría profesional y exposición al riesgo, puede generar dudas y controversias a la hora de su aplicación, cuando no, recursos ante los tribunales.

“Que termine en los tribunales un reconocimiento de estas características debería hacerles reflexionar de que está mal hecho”, ha denunciado al tiempo que ha señalado que “hay errores hasta en la memoria económica”.

Dejan fuera a los profesionales de sanidad y limpieza

Un hospital o un centro de salud, “funciona porque hay un equipo de profesionales que lo hacen funcionar” pero este Consell “están rompiendo el concepto de equipo, están faltando al respeto a todos aquellos que estaban haciendo, con su trabajo, que otros pudieran desarrollar el suyo con garantías”.

Así, ha añadido que “hay profesionales como los de seguridad o limpieza imprescindibles para que durante todos los días que está durando esta pandemia se pueda trabajar con garantías en los centros sanitarios. Y los dejan fuera”. Además, hay personal de administración, de laboratorio, técnicos en cuidados de enfermería o celadores que” están adscritos a hospitalaria y que se recorren cada palmo del hospital en desempeño de sus funciones y los dejan fuera”.

Comenta la noticia

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Nº de visitas año 2021

  • 1.992.308 Visitas